viernes, 30 de diciembre de 2016

2017: pero que sea “nuevo”

Un año “nuevo”, “nuevo” comienzo. Nos alivia y refresca a todo el comienzo de un nuevo año. Un año nuevo significa tener la posibilidad de olvidar y recomenzar, de borrar y renovar, de olvidar, perdonar y reencontrar el camino... El comienzo de un nuevo año nos sitúa en una coyuntura en la que aprendemos del pasado y proyectamos un mejor futuro.

Pero las ilusiones que nuestras promesas por un mejor porvenir encierran, no nos impiden desconocer la realidad presente marcada por una profunda crisis puesta de manifiesto en los más variados conflictos de índole personal, familiar, laboral, económico, político, social, cultural, religioso, etc.…

La vida de muchos hombres y mujeres sin sentido ni dirección que se refleja en más altos índices de suicidio, consumo de drogas, alcoholismo…, familias destrozadas por las más variadas circunstancias, profunda crisis económica de la que nadie pareciera ser responsable y con la que resultan más afectados los más pobres de entre los pobres, frentes de guerra en distintas naciones, pésimas relaciones con el resto del mundo, una convivencia conflictiva entre los distintos grupos que conforman la sociedad norteamericana, etc.…. pone a esta Nación ante la necesidad de que el año nuevo sea verdaderamente nuevo y novedoso.

Para presidir la novedad que urge en los Estados Unidos - ante los fracasos presentes y del pasado próximo - fue elegido como Presidente del Gobierno de esta gran Nación el Sr. Donald Trump.

Ya es de por sí una novedad en la historia de esta Nación la elección del primer presidente que nunca ha ostentado un cargo público. Muy novedoso si se tiene en cuenta que dicha elección se da en una sociedad en la que aun persisten rasgos de discriminación y segregación racial y en la que las minorías permanecen siendo y llevando vida de minorías.

Aun cuando tenemos puesta nuestra esperanza en Dios, los pueblos de la tierra tienen puestas sus esperanzas próximas en los líderes de los pueblos y en el bueno y acertado manejo que tengan de sus gobiernos.

Así, para el futuro inmediato de la sociedad norteamericana tenemos puesta nuestra confianza y esperanza en el gobierno que presidirá a partir del próximo 20 de enero el Señor Presidente electo Donald Trump. En él tenemos puesta la esperanza de que, según lo prometió en campaña electoral, pondrá fin a las irracionales, injustas e inhumanas confrontaciones bélicas que no sólo desangran la economía y el bienestar social de la Nación sino también la sangre joven de nuestros jóvenes soldados y que, además, bien rodeado de sus inmediatos colaboradores acertará en un manejo nacional e internacional de la economía de tal manera que, a corto plazo, volvamos a la prosperidad que ha representado esta Nación para sus ciudadanos y para el resto del mundo.

Pero, además, tenemos puesta la confianza en que el gobierno que presidirá el Señor Trump tendrá un “nuevo”, manejo del asunto migratorio de tal manera que todos los inmigrantes y, especialmente, los hispanos y otros grupos étnicos venidos de diferentes continentes sin documentos con domicilio en esta Nación obtengan un trato más digno, más solidario, más justo y más humano acorde con una población que ha puesto lo mejor de sí y de sus fuerzas para contribuir con su trabajo a la grandeza de la que hace alarde ante el mundo la entera sociedad norteamericana.

De la misma manera, los hispanos residentes en esta Nación y en todos nuestros países de origen esperamos del gobierno entrante unas mejores y más adecuadas relaciones internacionales con todos los países, como corresponde entre naciones que compartimos el mismo planeta y el mismo destino al que está convocada la humanidad entera: hacer de este mundo un lugar más vivible, más fraterno y, por ello, más humano.

Al iniciar un nuevo año dejemos atrás las malas noticias y lancémonos solidariamente a la construcción de mejores y más buenas noticias con la certeza de que si las pequeñas o grandes crisis a las que asistimos afectados en el momento presente tienen como causa última una crisis de humanidad, vale decir, una profunda crisis en el espíritu del ser humano será un proceso y crecimiento “humanizador” hacia el interior de cada ser humano y el surgimiento de unas nuevas y más honestas relaciones entre los hombres y los pueblos lo que nos depare un año nuevo y un porvenir mejor.

Esta alegría por un año nuevo y estas esperanzas en un gobierno nuevo tiene fundamento en la fe que nos invita siempre a re-novarnos, a dejar atrás al hombre viejo y construir en cada uno de nosotros el hombre nuevo.

El nuevo año será nuevo en la medida en que todos: tanto los que participan más directamente en la misión de gobierno como todos los ciudadanos construyamos con nuestros hechos, palabras, comportamientos y actitudes la novedad de la que tanto necesitamos. Brindemos entonces por un año nuevo, una sociedad nueva, un gobierno nuevo para una mejor Nación y un mundo nuevo.

Deseo a todos que tengan, junto a sus seres queridos, un novedoso, bendecido y feliz 2017.

viernes, 23 de diciembre de 2016

Navidad y la Sagrada Familia


La Navidad es una época del año que tiene su fundamento en un acontecimiento histórico-salvífico: el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo, que los cristianos conmemoramos en un tiempo litúrgico del mismo nombre. En una sociedad materialista como la nuestra, la Navidad ha sido convertida en una temporada del año para vender y comprar, para gastar y consumir, para ostentar y derrochar. Y en este enorme tráfico consumista el mensaje de lo que los cristianos recordamos, el significado de lo que los cristianos celebramos en estas fechas se manipula, se pierde, se diluye, se olvida.

Es enorme la significación que la Navidad contiene para el mundo en general y para los cristianos en particular. Lo que celebramos es el nacimiento de JESUS DE NAZARET, quien es, para todos, modelo de Humanidad y Divinidad: porque Jesús es Divino por lo profundamente Humano.

Cuando los cristianos confesamos a Jesús como Dios hecho Hombre, confesamos al mismo tiempo, el destino último y definitivo al que está llamada la humanidad entera: el de divinizarnos encarnándonos en la historia y su cotidianidad para divinizarnos humanizándonos. En Navidad, por tanto, celebramos la alegre y esperanzadora certeza de que en el Nacimiento de Jesús, Dios ha querido quedarse para siempre con nosotros mostrándonos en El, el Camino, la Verdad y la Vida a la que todos estamos llamados.

El acontecimiento histórico de la Navidad ocurre en el contexto de una familia. Entre tantas significaciones que aporta la conmemoración de la primera Navidad, el valor dado por Dios a la familia en el nacimiento de Jesús cobra hoy importancia y especial vigencia entre nosotros.

Padecemos y asistimos hoy a una profunda crisis de la humanidad y de humanidad en todos los órdenes. Los graves problemas puestos de manifiesto en la crisis muestran una más profunda y definitiva crisis en el corazón mismo del ser humano: una des-humanización contraria a todo lo que significa e implica el mensaje de la Navidad. Pero, al mismo tiempo, los graves problemas sociales que brotan del corazón del hombre tienen su origen en una profunda crisis de la familia.

Es extensa la lista de los enormes conflictos que hoy atentan contra el modelo familiarpropuesto desde la primera noche de Navidad y sustentado por la predicación de la Iglesia Católica en Occidente:
  • A la brecha generacional entre padres e hijos en un mundo que cambia a diario y velozmente se suman
  • Las rupturas, los divorcios y nulidades rápidas y fáciles tipo “express”.
  • La infidelidad en una sociedad pansexualista que la propicia y estimula.
  • La falta de compromiso en una sociedad hedonista que propugna por lo liviano, lo pasajero, lo efímero, lo fácil, desechable, lo puramente estético y aparente.
  • El mundo académico y laboral que separa, aleja y desintegra familias.
  • El machismo y el feminismo.
  • La pretendida manipulación cientista de los designios de Dios sobre la creación y la vida en familia.
  • El aborto.
  • El tabaquismo, el alcohol, las drogas.
  • El sin-sentido de la vida en una sociedad que mata pronto las ganas de vivir cuando reduce el fin de la vida a lo meramente material e intra-histórico ocultando la visión trascendente del hombre, del mundo y de su historia.
En un mundo que aboga por la pluralidad de las ideas y los estilos de vida junto al respeto por las libertades individuales y de los derechos del hombre, la Verdad – bajo ese pretexto - no debe ser negada, confundida ni disuelta en medio del mar de las individuales, pequeñas y casi siempre mezquinas verdades de bolsillo. A la Iglesia, desde la Buena Noticia que el Evangelio contiene para todo hombre y mujer de buena voluntad le corresponde anunciar cada día y, especialmente en el tiempo de Navidad, que todo hombre tiene derecho a nacer y “crecer en gracia y en sabiduría” en el seno de una familia constituida por un padre, una madre y unos hijos: modelo familiar en el que se repliquen y vivan las relaciones de amor paternales, filiales y fraternales que los cristianos reconocemos y alabamos en el mismo seno de la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo.


Las perturbadoras estadísticas que nos hablan e interpelan sobre los millones de niños y niñas que intentan “crecer” y “formarse” en “hogares” disfuncionales, uni-parentales, hogares “sustitutos”, con los abuelos u otros familiares  o en instituciones gubernamentales que intentan “suplir” a las familias inexistentes, son una alarma sobre algo muy grave que está ocurriendo en nuestras comunidades y un desafío urgente para que volvamos a valorar y vivir el modelo de familia cristiana sugerido en la Navidad de nuestro señor Jesucristo.

Hoy, como nunca antes, hay nostalgia de Nazaret:
  • Nostalgia de hogares donde padres e hijos vivan y con-vivan en comun-unión.
  • Nostalgia de hogares a ejemplo del de Nazaret: donde los padres se amen y cumplan con la voluntad de Dios amando y sirviendo la vida a sus hijos.
  • Hogares en los que los hijos cumplan la voluntad de Dios obedeciendo a sus padres.
  • Hogares que favorezcan la construcción de un mundo en fraternidad viviendo primero en casa las relaciones fraternas.
  • Hogares en los que prevalezcan el amor y el respeto sobre las circunstancias siempre difíciles y siempre cambiantes de la vida.
  • Hogares con padres dedicados al cuidado de sus hijos y con hijos atentos y devotos a sus padres.
  • Hogares que sean verdaderas iglesias domésticas, primera experiencia de iglesia y semilleros de permanente evangelización.
  • Hogares en los que padres e hijos crezcan en humanidad cooperando con la obra creadora de Dios mediante el trabajo cotidiano.
  • Familias que sean verdaderos hogares, es decir, hogueras encendidas de amor capaces de calentar e iluminar un mundo tantas veces frío y en tinieblas. 
Me congratulo con ustedes en estos días santos que vivimos los cristianos en memoria del Nacimiento de nuestro Señor Jesucristo. Me alegro con la alegría del mundo porque “un hijo nos ha nacido, un niño se nos ha dado” que lleva por nombre “Emmanuel, que significa Dios-con-nosotros” y los animo para que prolonguemos en nuestras casas, en nuestros ambientes, en nuestras comunidades, las lecciones grandes, las lecciones buenas, las lecciones sagradas y eternas que podemos aprender para nuestra vida en familia del hogar de la Sagrada Familia de Nazaret, en esta Navidad y siempre.




domingo, 18 de diciembre de 2016

Hablar de Dios en tiempos de Francisco




Hablar de Dios en tiempos de Francisco

+Fernando Chomali Garib
Arzobispo de la Ssma. Concepción
Concepción, Chile. Noviembre de 2016



1.  A Dios lo quieren sacar de la esfera pública

Hablar de Dios en estos tiempos no resulta fácil, pero sí desafiante y, sobretodo, fascinante. A Dios lo están sacando desde hace un buen tiempo de la esfera pública. Ello se percibe a todas luces en los más amplios campos de la vida social, educacional y cultural. También han intentado sacarlo del corazón de los hombres postulando la fe como un desquicio de la vida personal y social, y constitutivo de una alienación que oprime y quita libertad. Ha apoyado este intento una visión del hombre antropocéntrica, cuyo horizonte último es el bienestar a toda costa, con el acento puesto en la autorrealización que se vuelve el fundamento absoluto y razón de ser de la vida. Esta autorrealización el hombre no la encuentra fuera de sí, en otro, sino que en su propia subjetividad que adquiere valor normativo. El Dios creador, único y fundamento de todo bien ha sido suplantado por el querer y el deseo personal. Este verdadero desencuentro cultural llevó a la pauperización del pensamiento de orden filosófico y al desconocimiento del otro como parte de mi ser, menoscabando la dimensión racional y social del hombre.

2.  La erradicación del pensar metafísico

La pregunta por la esencia de las cosas, por su verdad, independiente del sujeto que la estudia es, para muchos, cosa del pasado. Como consecuencia de ello, la ética perdió espacio en el horizonte cultural y se limita a promover la idea de que los actos tienen valor en la medida que son fruto de la autonomía, que no dañen a otro y que tengan presente la utilidad como referente y máximo valor a alcanzar. ¿Acaso no es esta la razón por la cual las clases de filosofía y teología las quieren hacer desaparecer del horizonte educativo y cultural? En este contexto desprovisto de gnoseología y de ética vinculante, la belleza ha ido perdiendo todo sentido y los resultados de ello están a la vista. La sociedad en sus más variados aspectos se ha ido pauperizando, en un claro proceso de jibarización de la dignidad humana y de la cultura. El héroe, el santo, el hombre altruista que mira a lo alto y actúa incluso dando la propia vida, es un ser en extinción, en el mejor de los casos, se le considera a alguien digno de aplaudir, pero no de imitar. El hombre empeñado en construir una sociedad sacando a Dios del espectro personal y social, terminó destruyéndose a sí mismo. Esa es la tesis del Concilio Vaticano II, que todos los Pontífices han hecho ver insistentemente. Cómo resuenan las palabras e Pablo VI en Populorum Progressio: Ciertamente el hombre puede organizar la tierra sin Dios, pero al fin y al cabo, sin Dios no puede menos que organizarla contra el hombre".

Los miles de inmigrantes que mueren ahogados en el mar a vista y paciencia de quienes tienen el poder de impedirlo, los miles y miles de ancianos solos, abandonados y pobres, que gimen por un poco de amor y se les ofrece la muerte como alternativa a ese dolor del alma del que nadie está dispuesto a hacerse cargo, así como los millones de niños que no ven la luz del día porque sencillamente constituyen una amenaza, dan cuenta de este panorama verdaderamente decadente que vemos día a día y que nos interpela. Ni hablar de las grandes brechas que existen entre los menos que tienen cada día más y los más que cada día tienen menos y que quedan al arbitrio de otros en todos los planos. El desencanto social que vemos día a día es la respuesta a esta lógica de la indiferencia y del ensimismamiento.

3.  Si no hay Dios sólo queda la autorreferencialidad

Este querer desembarcar a Dios de la cultura comenzó negando el valor de la condición religiosa del hombre como experiencia propiamente humana y social. A lo más se le reconoce un valor en la esfera personal, pero no una realidad que se puede convertir en cultura. Al perder el ser humano toda referencia objetiva que lo orientara más allá de las vicisitudes del tiempo y del espacio, queda despejado y pavimentado el camino para comenzar a construir al hombre autorreferente que se crea a sí mismo desde sus propias convicciones. Así, la condición de ser social, de ser sexuado en cuanto hombre o mujer, de ser un ser que se comprende a la luz de los demás, son meros resabios que, según ellos, fueron culturalmente impuestos pero no se ajustan necesariamente a la realidad (que ya deja de ser dada) que el mismo sujeto se siente llamado a imponer como tal. En este contexto cultural los parlamentos de Occidente terminaron siendo meros notarios de las infinitas antropologías y éticas que pululan por doquier. Si alguno postula la existencia de una realidad anterior a la percepción del sujeto que la aprehende es tratado duramente. Con ello la sociedad perdió. Perdieron sobre todo los más débiles. Ganaron los más fuertes. Allí está la paradoja. La libertad mal entendida se convirtió para muchos en la peor de las esclavitudes. Es la consecuencia lógica de una libertad que no reconoce una verdad última y menos un bien a alcanzar fuera del sujeto. Este panorama fue campo de cultivo de los caudillismos en todas las esferas de la sociedad y de un gran descontento. Hasta al mismo Dios cada uno lo dibuja a su manera. Lo importante es que me sea útil a “mi” significado de lo que significa ser un ser humano. La ausencia de un referente último en quién fundar la existencia y la convivencia ha llevado a la segregación social y a la violencia como método para resolver los conflictos. El mal trato cuya peor forma es hacia las mujeres, los niños, los inmigrantes, los pueblos originarios, y tantos otras comunidades, dan cuenta de este intento de negar toda verdad objetiva y valores que no se pueden negociar porque son anteriores al mismo hombre y al Estado. Sin un fundamento metafísico o trascendente que valga para todos y que esté por sobre todos como línea última de interpretación de la realidad, la verdad se diluye, la razón le cede el paso a la violencia y la justicia termina en venganza. ¿No es ese el panorama que vemos a diario y que ha adquirido un verdadero carácter pornográfico?

4.  La autorreferencia se construye desde el consumo

La sociedad fundada desde el individuo autorreferencial ha hecho que la sociedad, en su eje práctico, gire en torno al consumo, que se constituye en su motor, y ha hecho de los índices económicos el índice para medir el desarrollo del país. El desarrollo se comprende sólo como desarrollo económico y el crecimiento personal está íntimamente ligado al bienestar individual. La desigualdad que trae este modo de organizar la sociedad es muy silenciada. Suenan con fuerzas las palabras de Pablo VI en Populorum Progressio: "Nosotros no aceptamos la separación entre lo económico y lo humano, ni entre el desarrollo y la civilización en que se halla inserto. Para nosotros es el hombre lo que cuenta, cada hombre, todo grupo de hombres, hasta comprender la humanidad entera". Así resulta imposible lograr la coherencia social porque el otro deja de ser parte del proyecto común, y se transforma en uno más en la competencia, al que obviamente, hay que vencer. Muchos creen que lo importante es llegar primero, pero desde la condición de hermanos y miembros de la humanidad creemos que es mejor llegar juntos. Esta competencia, en la práctica, comienza en el vientre materno al desechar a los seres humanos que vienen con malformaciones, son fruto de una violación u otras causas. Ellos, según esta forma de concebir la realidad, no forman parte de esta estructura social donde el centro no es la persona sino que lo que ella pueda lograr para sí, o lo que la sociedad pueda otorgarle a ella. Así se entiende la desproporción entre la exigencia de derechos y el cumplimiento de los deberes. Notable al respecto el Magisterio de Benedicto XVI respecto del sentido más profundo de la solidaridad como forma de conocimiento y expresión del ser un don llamado a convertirse en un don para los demás.

La clave para comprender las relaciones humanas hoy está en el utilitarismo. Gran daño ha hecho esta forma social, ya que ha dejado a muchas personas, sobre todo pobres y ancianos, inmigrantes y discapacitados, en la más absoluta indefensión. La realidad de los niños que por distintas situaciones no viven con sus familias, sino que en residencias, de los ancianos solos y abandonados, los refugiados abandonados a su suerte, dan cuenta de esta realidad.

5.  Testimonio cristiano claro y sin ambigüedades

Francisco, el Papa, tiene clara esta realidad. Es por ello que nos ha invitado con insistencia y sin ambigüedades a volver al fundamento del aporte que hace la Iglesia Católica para generar una sociedad más justa, fraterna y digna para el hombre, todo hombre y todos los hombres. Ese fundamento no es el poder, no es el dinero, es Dios y, de modo específico, en su misericordia manifestada de modo único y definitivo en Jesucristo. El Papa pretende hacer volver la mirada de todos los miembros de la sociedad a aquel que está excluido y descartado de un sistema de intercambio de bienes y servicios que no ha puesto al hombre al centro de la organización social. Lo hace desde el prisma de Jesús. Desde su mirada, los dolores y las angustias de tantos y tantos seres humanos son consecuencia de un sistema que no tuvo como eje al hombre y su dimensión constitutivamente espiritual, sino que la avaricia y la ambición desmedida que se concreta en poder y dinero. La invitación a cambiar el estilo de vida del consumir por el del compartir que nos hace Francisco es concreto y real y quienes están llamados en primer lugar a acoger este llamado son aquellos que profesan que Dios se encarna en Jesús, el Cristo, presente, paradójicamente, en el sufriente. Para el Papa el testimonio cristiano vivido con coherencia y valentía ha de constituirse en el lugar teológico desde el cual se está llamado a darle al mundo otro rostro. Ello implica un profundo cuestionamiento de nuestra manera de comportarnos, especialmente de todos quienes reconocemos que Jesús es el Señor. Así, junto a la denuncia, necesaria por cierto, se abre un horizonte de construcción del entramado social más amplio, vinculado al amor entregado, a la ternura derrochada, a la alegría que contagia, al testimonio cristiano. No es esta una clave para interpretar las exhortaciones apostólicas “La alegría del Evangelio” y “La Alegría del amor”. ¿Acaso no es allí, en el Evangelio y en el amor, donde está la semilla de mostaza que generará la tan anhelada civilización del amor? Dicho con palabras de Juan Pablo II: "La civilización del amor debe ser el verdadero punto de llegada de la historia humana" (Juan Pablo II, 3.11.1991). Así, Francisco, con claridad nos está invitando a tomar una posición más clara respecto de nuestro propio estilo de vida, porque es en esa práctica concreta y real que seremos luz que ilumina a los demás. El Papa nos está pidiendo una y otra vez que nuestros actos hablen por sí mismos. Son los gestos el modo más preciado para mostrar no sólo que Dios es el fundamento de nuestra vida, sino que además el principio rector desde donde podemos recomponer el tejido social. Él claramente ha comenzado. Ahora nos corresponde actuar en consecuencia a cada uno de nosotros. Y con alegría, esperanza, fe y mucha caridad.

martes, 22 de noviembre de 2016

La Gratitud: Un Estilo de Vida


Nuestra coyuntura histórica, social y cultural es la transición de la modernidad a la posmodernidad. Dicho contexto atenta contra una actitud agradecida, contra la gratitud, contra el DIA DE ACCION DE GRACIAS.

El hombre posmoderno vive inmerso en una sociedad de consumo en la que lo que se quiere se obtiene por medio del dinero y éste por medio del trabajo y del esfuerzo… La acción de gracias queda relegada y anulada porque el pragmatismo materialista y consumista impiden el reconocimiento de lo gratuito: el hombre posmoderno compra, adquiere, negocia….

En esta cadena nada es gratuito y no hay razones para agradecer en una competencia comercial en la que lo que obtengo y tengo se lo debo a mi dinero y logros comerciales y profesionales. Aquí sólo funciona el libre juego de la oferta y de la demanda, de la producción y del consumo, juego en el que el ser humano es visto como un objeto y el “tener” se erige sobre el “ser” como el máximo ideal a alcanzar.

La ACCION DE GRACIAS, la posibilidad de agradecer, la gratitud, proviene de otro horizonte de comprensión de la vida: nace del reconocimiento de que todo cuanto somos y tenemos lo hemos recibido “gratis” para compartirlo y darlo “gratis”.

Ante esta certeza de lo gratuito el ser humano agradece, da gracias, vive en la alegre certeza del que es amado gratuitamente, con un amor que sólo exige amar: de lo recibido gratis, dar gratis (Mt 10,8). Así, el que agradece se compromete con la construcción de tiempos y espacios que posibiliten la gratuidad y la gratitud.

De otra parte, esta certeza de la tener, recibir y conservar la vida como un “don”, como un “regalo” posibilita una existencia alegre, con “una alegría que nada ni nadie puede arrebatar” (Jn 16,22).

En esta perspectiva, el DIA DE ACCION DE GRACIAS, es una bella tradición nacional, de incalculable valor, que permite que nos reunamos para agradecer, pero que más allá de la fecha y de los formalismos sociales, hace que nos preguntemos por el tipo de vida individual, familiar y social que estamos construyendo. Es decir, que nos preguntemos:
  • ¿Si comprendemos nuestra vida personal, familiar y social como un don?
  • Si la sociedad mercantilista y consumista en la que vivimos nos permite trascender para descubrir la presencia amorosa de Dios en todo cuanto somos y tenemos.
  • Si la gratitud es una posibilidad permanente en la vida de todos los que nos rodean o si, por el contrario, la gratitud es un privilegio de unos pocos: ¿de los que tienen en contra de los empobrecidos de nuestra sociedad y del mundo?
  • En definitiva, que nos preguntemos sobre las razones profundas que tenemos para mantener la tradición y celebrar el DIA DE ACCION DE GRACIAS.
Los cristianos, vivimos el estilo de vida de los hijos. Entendemos la vida como don de Dios y por ello vivimos confiados, en alegre esperanza…

El DIA DE ACCION DE GRACIAS, que más que una efeméride religiosa es una tradición nacional, nos compromete a todos los que habitamos en esta sociedad norteamericana, en la construcción de una Nación más justa y fraterna, más solidaria y equitativa, en la que no sólo un día al año sino todos los días y siempre podamos agradecer, tengamos todos motivos ciertos y suficientes para el optimismo, para la esperanza, para el gozo sin término.

sábado, 24 de septiembre de 2016

Gabriela Mistral Campus - 22 de septiembre, 2016




   Gloria Garafulich-Grabois, Presidenta de la Fundación Gabriela Mistral y Carmen Fariña,
   Canciller del Departamento de Educación de la ciudad de Nueva York. 
 




miércoles, 14 de septiembre de 2016

Una Celebración para la Reflexión





Como todos los años y por decreto del Congreso, del 15 de septiembre al 12 de octubre, celebramos en los Estados Unidos el MES DE LA HERENCIA HISPANA. Se trata de un tiempo para que la entera sociedad norteamericana reconozca la presencia Hispana en esta sociedad y los aportes de la Comunidad Hispana a la construcción de esta Nación. De nuestra parte, como hispanos, se trata de una oportunidad única para que cada año volvamos a las preguntas fundamentales sobre nuestro ser y quehacer como Comunidad Hispana presente en esta Nación; sobre cuál es nuestra HERENCIA al progreso de esta Nación.
Preguntas tales como:

  •  ¿Dónde están y quienes son los líderes de la Comunidad Hispana en los Estados Unidos? 
  •  ¿Qué formación tienen para el ejercicio de dicho liderazgo? 
  • ¿Hacia dónde va y avanza la Comunidad Hispana en los Estados Unidos presidida por qué tipo de líderes, si los hay?
  • Celebramos el MES DE LA HERENCIA HISPANA, pero ¿qué es lo que celebramos? 
  •  ¿Cuál es nuestra mejor herencia y valores como hispanos? 
  •  ¿Cuál es el futuro de nuestro pasado? 
  •  ¿Nuestra presencia hispana en esta Nación se está realizando como un fenómeno social de “integración” – sin olvidar nuestra identidad hispana y preservando lo mejor de nuestra cultura – o como un fenómeno social de “asimilación” por y en la cultura dominante, con pérdida de nuestra identidad y de lo mejor de nuestro pasado, nuestros orígenes, nuestros valores y nuestra historia?

Vivimos hoy a nivel mundial y como nunca en la historia de la humanidad, el drama mundial de desplazados, desterrados, migrantes, deportados, asilados, refugiados, etc. 

Aquí y ahora, donde y cuando todo se cuantifica y sistematiza tecnológicamente, estamos midiendo y metiendo en estadísticas todo tipo de quebrantos, enfermedades, dramas humanos y dolores; sin embargo, hay un dolor, un drama humano del que pocos hablan y nada se mide: el sufrimiento de los millones de hombres y de mujeres que – en el mundo entero – abandonan o se ven forzados a abandonar los suyos y lo suyo, sus primeros amores y querencias, para ir tras el sueño de mejores condiciones de vida.

Los gobernantes de los países desarrollados – destino de las más grandes oleadas migratorias – no terminan – sin embargo – de definir políticas de gobierno, a gran escala, que acierten en las soluciones de lo que este tema y problema humano significa.

En época de campaña electoral en esta Nación aparece siempre el tema migratorio y los hispanos en esta Nación hemos de estar alerta de las promesas electorales para no convertirnos en una Comunidad manipulable, títere y presa fácil de politiqueros de turno y – en este tema específico de reformas migratorias – continuar siendo una Comunidad postergada y burlada.

El ejercicio del voto por el que elegimos gobernantes es un ejercicio democrático definitivo para el presente y futuro de toda Nación y, por ello, de esta en la que habitamos. Pero no puede ser un ejercicio amarrado a colores o intereses de partidos políticos que hoy van fracasando y dejando una estela de desesperanza porque no corresponden con los intereses del bien común.

Esta época en la que nos correspondió vivir es más un cambio de época que una época de cambios. Asistimos a un cambio en el modo de ser y proceder el ser humano, hay un cambio en la mentalidad y en las tendencias humanas a lo ancho del Planeta que pide de la Comunidad Hispana presente en esta Nación: preparación, educación, formación y conciencia de la presencia tan importante, tan definitiva y tan definitoria que ya tenemos en el presente y en el futuro de esta Nación.

Nuestro pasado hispano contiene una enorme carga de valores ancestrales, arraigados e impresos en nuestro ethos cultural, tales como el valor de la familia, de los amigos, de lo Trascendente, del trabajo, de los ideales por realizar, del entretenimiento y el encuentro festivo. Pero esta manera de ser y proceder “hispana” ha de integrarse tanto en el cambiante ámbito socio-cultural de esta Nación como en en el más global: el de todos los seres humanos que peregrinamos con las esperanzas puestas en un mundo mejor que el presente.

Para la construcción de esa sociedad norteamericana mejor y del mundo mejor que anhelamos, los hispanos en los Estados Unidos de Norteamérica tenemos mucho que aportar, mucho que ofrecer siempre que no abandonemos lo mejor de “lo propiamente hispano” en aras de los espejismos que supone la cultura materialista, consumista y hedonista que nos circunda y que atenta con lo mejor de nuestro pasado y, por ello, con el futuro mejor que esperamos.

Que este mes de la HERENCIA HISPANA 2016 sea para todos nosotros una ocasión para la celebración,  pero - sobre todo - una importante oportunidad de seria reflexión.


domingo, 7 de agosto de 2016

Trump o Clinton, elegir el mal menor



Nos encontramos inmersos en el debate electoral que concluirá con la elección del próximo presidente de los Estados Unidos de Norteamérica. La elección se dará entre los dos candidatos representantes de los dos partidos mayoritarios y tradicionales del ámbito político de esta Nación: el candidato por el partido Republicano Donald Trump y la candidata por el partido Demócrata Hillary Clinton.

El partido Republicano o Conservador, tradicionalmente aliado de los poderosos quienes han sustentado el sistema capitalista y promovido el éxito material y económico de esta gran Nación enfrenta hoy, con el candidato Trump – entre otros – dos graves problemas: por un lado, promueve la discriminación y, con ello, la intolerancia pero, además, se trata de un candidato que no pertenece al estamento tradicional político del partido republicano.

El discurso de Trump recoge y explota los peores sentimientos de quienes, como él, olvidan su condición de inmigrantes para autoproclamarse aborígenes y dueños de una tierra que no les pertenece, de quienes olvidan que esta Nación fue siempre territorio de inmigrantes y que ha sido esta mezcla, precisamente, la que ha contribuido a convertir en poderosa esta Nación ante el resto del mundo con lo cual, dicho discurso, se convierte en populista, demagógico, dañino y peligroso para la estabilidad política y social de Estados Unidos y del Mundo.

El partido Demócrata, del otro lado, tradicionalmente aliado de las causas de los más desfavorecidos, de las clases obreras, de los que tienen menos posibilidades de acceso a los beneficios sociales que brinda esta Nación, ha abrazado – indiscriminada y últimamente – una serie de causas y leyes de corte postmodernista como el aborto o el matrimonio entre parejas del mismo sexo que menoscaban las tradiciones y valores humanos fundamentales y fundantes de esta Nación como el derecho a la vida y la familia. Temas que si bien son publicitariamente novedosos, protegen a unas minorías y satisfacen tendencias postmodernas según las cuales cada uno - buscando su placer y satisfacción personal - construye su propio vida a la carta, distorsionan y ocultan la verdad en medio de mil medias verdades y nos acercan peligrosamente al abismo de un relativismo moral donde ya no es posible discernir – para el bien del individuo y de la sociedad - lo fundamental de lo accesorio, lo esencial de lo accidental, lo permanente de lo transitorio y efímero.

Dadas estas circunstancias políticas, someramente descritas, hoy es muy difícil decidir por quién votar, a qué persona y conglomerado político elegir para que rija los destinos de esta Nación. Hoy, las grandes mayorías de votantes experimentan confusión, incertidumbre y desánimo a la hora de elegir entre la alternativa política anteriormente descrita. Alternativa política – la de los demócratas y republicanos – con postulados extremos, igualmente populista e igualmente peligrosa – como quedó dicho - para el futuro próximo de las familias, de la sociedad, de esta Nación y del Mundo.

De otra parte, y para empeorar el ambiente político electoral en el que nos encontramos inmersos, otras instancias e instituciones sociales que tendrían el rol y deber moral de orientar políticamente al pueblo norteamericano para la mejor elección política posible, se encuentran hoy – como nunca antes – desprestigiadas y, por ello, sin ninguna autoridad para guiarnos en esta coyuntura histórica, política, social, cultural y electoral.

Esta elección política entonces no será entre dos propuestas muy buenas para la Nación, o entre una propuesta buena y una mala, sino que nos encontramos condenados a elegir entre lo menos peor o como se dice en filosofía, a elegir entre dos males el mal menor.

Así las cosas, es muy difícil entonces el panorama electoral que se nos propone y en el que necesariamente tenemos que elegir. Panorama electoral que, muestra el decaimiento moral y espiritual de nuestra sociedad según lo cual nuestro progreso material y económico como sociedad norteamericana no coindice con el progreso humano, moral y espiritual, devela la falta de líderes políticos moralmente bien formados que luchen por el bien común y, por último, panorama electoral que – por todo lo anteriormente dicho – nos urge a todos a continuar bregando en la búsqueda por establecer y continuar consolidando esta sociedad y Nación en los grandes valores de la humanidad, tales como la verdad para la libertad, la justicia para la paz y la solidaridad para la convivencia. Entonces, ¡que gane el menos peor!