sábado, 20 de diciembre de 2014

Navidad y la Sagrada Familia

La Navidad es una época del año que tiene su fundamento en un acontecimiento histórico-salvífico: el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo, que los cristianos conmemoramos en un tiempo litúrgico del mismo nombre. En una sociedad materialista como la nuestra, la Navidad ha sido convertida en una temporada del año para vender y comprar, para gastar y consumir, para ostentar y derrochar. Y en este enorme tráfico consumista el mensaje de lo que los cristianos recordamos, el significado de lo que los cristianos celebramos en estas fechas se manipula, se pierde, se diluye, se olvida.

La iglesia católica, en su deseo de hacer transparente su dedicación y servicio a la familia, ha organizado encuentros mundiales de la familia. El próximo se realizara en Filadelfia en septiembre del 2015. El Papa Francisco, preocupado por la crisis que enfrenta la familia actual, ha iniciado unas series de reflexiones y consultas que ayudaran a formular nuevas directrices en favor de la familia a partir de la celebración del Sínodo Extraordinario y el Sínodo Ordinario a realizarse en octubre 2015. En este tiempo navideño, se nos permite reflexionar sobre este tema a la luz de la familia del Señor Jesus.

Es enorme la significación que la Navidad contiene para el mundo en general y para los cristianos en particular. Lo que celebramos es el nacimiento de JESUS DE NAZARET, quien es, para todos, modelo de Humanidad y Divinidad: porque Jesús es Divino por lo profundamente Humano.

Cuando los cristianos confesamos a Jesús como Dios hecho Hombre, confesamos al mismo tiempo, el destino último y definitivo al que está llamada la humanidad entera: el de divinizarnos encarnándonos en la historia y su cotidianidad para divinizarnos humanizándonos. En Navidad, por tanto, celebramos la alegre y esperanzadora certeza de que en el Nacimiento de Jesús, Dios ha querido quedarse para siempre con nosotros mostrándonos en El, el Camino, la Verdad y la Vida a la que todos estamos llamados.

El acontecimiento histórico de la Navidad ocurre en el contexto de una Familia. Entre tantas significaciones que aporta la conmemoración de la primera Navidad, el valor dado por Dios a la familia en el nacimiento de Jesús cobra hoy importancia y especial vigencia entre nosotros.

Padecemos y asistimos hoy a una profunda crisis de la humanidad y de humanidad en todos los órdenes. Los graves problemas puestos de manifiesto en la crisis muestran una más profunda y definitiva crisis en el corazón mismo del ser humano: una des-humanización contraria a todo lo que significa e implica el mensaje de la Navidad. Pero, al mismo tiempo, los graves problemas sociales que brotan del corazón del hombre tienen  su origen en una profunda crisis de la familia.

Es extensa la lista de los enormes conflictos que hoy atentan contra el modelo familiar propuesto desde la primera noche de Navidad y sustentado por la predicación de la Iglesia Católica en Occidente:
A la brecha generacional entre padres e hijos en un mundo que cambia a diario y velozmente se suman
Las rupturas, los divorcios y nulidades rápidas y fáciles tipo “express”.
La infidelidad en una sociedad pansexualista que la propicia y estimula.
La falta de compromiso en una  sociedad hedonista que propugna por lo liviano, lo pasajero, lo efímero, lo fácil, desechable, lo puramente estético y aparente.
El mundo académico y laboral que separa, aleja y desintegra familias.
El machismo y el feminismo.
La pretendida manipulación cientista de los designios de Dios sobre la creación y la vida en familia.
El aborto.
El tabaquismo, el alcohol, las drogas.
El sin-sentido de la vida en una sociedad que mata pronto las ganas de vivir cuando reduce el fin de la vida a lo meramente material e intra-histórico ocultando la visión Trascendente del hombre, del mundo y de su historia, etc….

En un mundo que aboga por la pluralidad de las ideas y los estilos de vida junto al respeto por las libertades individuales y de los derechos del hombre, la Verdad – bajo ese pretexto - no debe ser negada, confundida ni disuelta en medio del mar de las individuales, pequeñas y casi siempre mezquinas verdades de bolsillo. A la Iglesia, desde la Buena Noticia que el Evangelio contiene para todo hombre y mujer de buena voluntad le corresponde anunciar cada día y, especialmente en el tiempo de Navidad, que todo hombre tiene derecho a nacer y “crecer en gracia y en sabiduría” en el seno de una familia constituida por un padre, una madre y unos hijos: modelo familiar en el que se repliquen y vivan las relaciones de amor paternales, filiales y fraternales que los cristianos reconocemos y alabamos en el mismo seno mismo de la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Las perturbadoras estadísticas que nos hablan e interpelan sobre los millones de niños y niñas que intentan “crecer” y “formarse” en “hogares” disfuncionales, uni-parentales, hogares “sustitutos”, con los abuelos u otros familiares  o en instituciones gubernamentales que intentan “suplir” a las familias inexistentes, son una alarma sobre algo muy grave que está ocurriendo en nuestras comunidades y un desafío urgente para que volvamos a valorar y vivir el modelo de familia cristiana sugerido en la Navidad de nuestro señor Jesucristo.

Hoy, como nunca antes, hay nostalgia de Nazaret.

Nostalgia de hogares donde padres e hijos vivan y con-vivan en comun-unión.
Nostalgia de hogares a ejemplo del de Nazaret: donde los padres se amen y cumplan con la voluntad de Dios amando y sirviendo la vida a sus hijos.
Hogares en los que los hijos cumplan la voluntad de Dios obedeciendo a sus padres.
Hogares que favorezcan la construcción de un mundo en fraternidad viviendo primero en casa las relaciones fraternas.
Hogares en los que prevalezcan el amor y el respeto sobre las circunstancias siempre difíciles y siempre cambiantes de la vida.
Hogares con padres dedicados al cuidado de sus hijos y con hijos atentos y devotos a sus padres.
Hogares que sean verdaderas iglesias domésticas, primera experiencia de iglesia y semilleros de permanente evangelización.
Hogares en los que padres e hijos crezcan en humanidad cooperando con la obra creadora de Dios mediante el trabajo cotidiano.
Familias que sean verdaderos hogares, es decir, hogueras encendidas de amor capaces de calentar e iluminar un mundo tantas veces frío y en tinieblas.

Me congratulo con ustedes en estos días santos que vivimos los cristianos en memoria del Nacimiento de nuestro Señor Jesucristo. Me alegro con la alegría del mundo porque “un hijo nos ha nacido, un niño se nos ha dado” que lleva por nombre “Emmanuel, que significa Dios-con-nosotros” y los animo para que prolonguemos en nuestras casas, en nuestros ambientes, en nuestras comunidades, las lecciones grandes, las lecciones buenas, las lecciones sagradas y eternas que podemos aprender para nuestra vida en familia del hogar de la Sagrada Familia de Nazaret, en esta Navidad y siempre.


viernes, 19 de diciembre de 2014

El Padre Nuestro

Andrea Bocelli y el Coro del Tabernaculo Mormón


lunes, 15 de diciembre de 2014

Conferencia el 4 de Febrero de 2015: "Reflexiones sobre el aborto y la eutanasia"



Para confirmar su asistencia , haga clic aquí.


Para confirmar su asistencia , haga clic aquí.

viernes, 12 de diciembre de 2014

Ciclo de tres días de conferencias el 27 al 29 de enero de 2015.

Para confirmar su asistencia , haga clic aquí.

Para confirmar su asistencia , haga clic aquí.


viernes, 19 de septiembre de 2014

“La Biblia en la Reforma Liturgica del Concilio Vaticano II" - 24 de Septiembre

 

Por favor, confirme su asistencia a la 
Sra. Margaret SarciMSarci@americanbible.org


Por favor, confirme su asistencia a la 
Sra. Margaret SarciMSarci@americanbible.org

martes, 5 de agosto de 2014

Boda de oro sacerdotales del Cardenal Jaime Lucas Ortega y Alamino

El Cardenal Arzobispo de La Habana, Don Jaime Lucas Ortega y Alamino, ha celebrado sus boda de oro sacerdotales el día 2 de agosto.

Una delegación de Estados Unidos encabezada por el Cardenal Arzobispo de Boston, S.E. Sean O’Malley y el Cardenal Emérito de Washington, DC, S.E. Theodore McCarrick, se han unido a representantes de la Iglesia Católica en los Estados Unidos y Puerto Rico para solidarizarse con la Iglesia Arquidiocesana de La Habana y el pueblo Católico de la isla.

A continuación podrán apreciar algunas de las tomas de dicha celebración.

Mons. Bruno Musaro, Nuncio Apostolica en Cuba

Mons. Bruno Musaro (Nuncio Apostolico en Cuba, Cardenal Theodore McCarrick, (Arzobispo Emerito de Eashington, DC), Cardenal Jaime Ortego (Arzobispo de La Habana), Cardenal Sean O'Malley (Arzobispo de Boston), Mons. Emilio Berlie (Arzobispo de Yucatan. Mexico) y Mons. Većeslav Tumir, (Secretario de la Nunciatura en Cuba).
 

Cardenal Theodore McCarrick, (Arzobispo Emerito de Eashington, DC), Cardenal Sean O'Malley (Arzobispo de Boston), Mons. Emilio Berlie (Arzobispo de Yucatan. Mexico) y Mons. Bruno Musaro (Nuncio Apostolico en Cuba. 

Mons. Ramon Polcari (Canciller de la Arquidiocesis de La Habana), Mons Robert Gonzalez (Arzobispo de San Juan, Puerto Rico, Cardenal Jaime Ortega y el Arzobispo Bruno Musaro.



sábado, 26 de abril de 2014

Transmisión en vivo de la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II - 27 de abril 2014

El 27 de abril, el segundo domingo de Pascua, el Papa Francisco presidirá la Santa Misa de Canonización del Beato Juan XXIII y Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro.